Feeds:
Entrades

Junts Associació Catalana de Jueus i Palestins, e IJAN España, red judía antisionista, manifiestan su solidaridad con los activistas que han sido objeto de una denuncia judicial a raíz de los hechos ocurridos en agosto 2015, durante el festival de reggae Rototom Sunsplash en Barcelona, en relación a la invitación de Matiyashu, un cantante de rap cuyo apoyo a la colonización y al ejército israelí son explícitos. Dado el compromiso de dicho Festival con los Derechos Humanos, y que en aquel momento, el ejército israelí bombardeaba la población civil de Gaza, se le pidió a Matiyashu que se pronunciara sobre los derechos del pueblo palestino. Al rehusar hacerlo, los organizadores del Festival cancelaron su participación. Ulteriormente, Matiyashu no dudo en cantar para los colonos en Ariel, expresando públicamente su apoyo al proyecto de colonización sionista.

Por ello, a los activistas se les acusa de “amenazas y coacciones” y de “delito de odio”, acusaciones de suma gravedad.

El llamamiento a aplicar el Boicot, Desinversiones y Sanciones al Estado de Israel, conocido por sus siglas BDS, nace de la sociedad civil palestina, en 2005. Tiene como objetivo apelar a la consciencia de la sociedad civil internacional, y también a la de la propia ciudadanía israelí, sobre el hecho que el Estado de Israel lleva ahora 68 años ocupando ilegalmente e incumpliendo todas las resoluciones de Naciones Unidos, violando los Derechos Humanos de la población palestina en total impunidad. El BDS es una estrategia no violenta, nacida de la lucha anticolonial para liberar la India del Imperio Británico, y ha contribuido sin duda al final del régimen de Apartheid en Sudáfrica, culminando en la creación de un estado multiétnico en dicho país.

El movimiento BDS pide que se aplique dichas medidas hasta que Israel no cumpla con tres condiciones: 1) la devolución de las tierras palestinas ocupadas desde el 1967, 2) el reconocimiento de los derechos de la población palestina no judía, ciudadanos del Estado de Israel (20% de la población), 3) el reconocimiento de los derechos de los refugiados, – descendientes de la población palestina expulsada por la fuerza militar en 1948, y las desplazadas dentro del mismo territorio de Palestina en 1967, que hoy constituyen la mayor población refugiada del mundo, de 7 millones de personas. Este derecho es reconocido como un Derecho Humano por Naciones Unidas y el derecho internacional.

El BDS tiene diferentes vertientes, entre otras el Boicot académico y cultural. ¿Por qué? Porqué es importante que la sociedad civil internacional, y la israelí también, entiendan que Israel no es un país “normal”, una democracia occidental como pretende serlo, al discriminar activamente una parte de su población –la árabe o la no judía-, sobre una base étnico-religiosa, y que esto es totalmente inaceptable para una democracia moderna. Por lo tanto el BDS llama la atención sobre el hecho de que las instituciones israelíes financien y apoyen con dinero público, festivales, películas, artistas en Israel y también en el extranjero, contribuyendo así a dar una apariencia de normalidad, cuando no de progresismo, a un régimen que basa su existencia en la superioridad de una etnia sobre otra.

El mismo Secretario John Kerry y el presidente Obama en sus discursos de despedida han subrayado que si quiere ser un Estado a la vez judío y democrático, Israel tiene que parar la colonización y reconocer un Estado Palestino independiente.

Nada más alejado de la realidad. Cisjordania solo constituye un 22% del territorio de la Palestina histórica, la construcción del llamado muro de seguridad continua, fragmentando el territorio de Cisjordania; en dicho territorio se aplica la legislación militar israelí, la economía está completamente asfixiada y la moneda sigue siendo la israelí, la población palestina tiene todas las dificultades en desplazarse de un punto al otro del territorio. Jerusalén Este, a pesar de las resoluciones de la ONU sigue bajo ocupación. Y la Franja de Gaza, víctima de un embargo ilegal desde hace más de diez años, es una cárcel a cielo abierto de 1,5 millón de personas.

Dentro del Estado de Israel, existe una serie de leyes discriminatorias contra la población indígena de Palestina, que violan sus derechos políticos y civiles, y mientras cualquier ciudadano judío del mundo puede pretender instalarse en Israel, hasta el derecho de visita es negado a los descendientes de los refugiados palestinos del 48, sin hablar de la posibilidad de volver a instalarse en el país.

Por todas estas razones, y muchas otras, un movimiento pro derechos humanos como el BDS merece ser sostenido. En ningún caso se trata de boicotear a personas, a una identidad, sino de denunciar complicidades con un régimen que justamente, es racista. Y de hecho numerosas organizaciones judías, en Estados Unidos y en Israel, reconocen y sostienen el movimiento BDS como un medio legitimo para “la justicia y alcanzar una paz justa”, como lo dice el propio texto fundador del llamamiento.

Son cada vez más las personas y organizaciones e instituciones de la sociedad civil internacional, como sindicatos e iglesias, que apoyan el BDS, y es por su creciente éxito que el Estado de Israel está amenazando a diferentes activistas palestinos y haciendo campaña a nivel internacional, intentando que se identifique el BDS con el racismo y el antisemitismo, para acallar cualquier tipo de crítica. Se trata al contrario de una crítica legítima a una política de ocupación militar y de racismo institucionalizado, de Apartheid, que tiene como objetivo apelar a la conciencia mundial para la justicia y crear las condiciones de la paz.

Por eso, es igualmente importante que en nuestro país y en Europa, se reconozca la libertad de expresión y el Boicot, Desinversión y Sanciones como un instrumento político legítimo, con un largo recorrido histórico, y por lo tanto manifestamos una vez más todo nuestro apoyo y solidaridad a los activistas encausados en el Estado español.

Participació a Ràdio Mollet

Aquí podeu escoltar la participació de Laurent Cohen al programa de Ràdio Mollet sobre la cultura arabomuslmana An nour.

[Aquest article es basa en la participació de Brian Anglo, com a membre de Junts (Associació Catalana de Jueus i Palestins) en una mesa rodona organitzada pel Procés Constituent d’Horta-Guinardó]

Les matances

El 7 de gener els germans Kouachi van entrar a la seu de la revista satírica Charlie Hebdo i van assassinar 12 persones, incloent-hi alguns dels dibuixants més coneguts.
Paral•lelament, Amedy Coulibaly va matar una policia i posteriorment va prendre ostatges en un supermercat jueu.
El 9 de gener, en dues operacions simultànies, la policia va abatre els tres assaltants. Abans de morir, Coulibaly va matar quatre dels seus ostatges.
Els germans, que havien estat controlats fins feia menys d’un any per la policia francesa, van dir, “Hem venjat el profeta Mohamed”. En un vídeo pòstum, Coulibaly va dir: “Heu atacat el Califat, ataqueu l’Estat Islàmic; nosaltres us ataquem a vosaltres”.

Charlie: símbol de llibertat, excusa de repressió

De seguida hi va haver manifestacions espontànies i comunicats condemnant els fets, destacant-se els de diverses persones i organitzacions musulmanes, a vegades expressament interpel•lades, que semblaven demanar perdó. També, increment dels atacs a mesquites.
El govern francès, veient la seva oportunitat, no va trigar gaire a apropiar-se de la manifestació convocada per una sèrie d’organitzacions antiracistes i convertir-la en una d’“unitat nacional”, abonant, amb l’ajut dels mitjans de comunicació de masses, la interpretació dels atemptats com un atac contra la llibertat d’expressió i, més en general, dels valors dits “republicans”. D’aquí el lema “Je suis Charlie”, explicitant la identificació, no amb una revista i la seva trajectòria real- bastant qüestionable-, sinó amb un símbol conscientment configurat.
Però una mirada més crítica posa de manifest un seguit de contradiccions i la utilització per part del govern dels sentiments de la gent -solidaritat, por…- per, entre altes coses, restringir les llibertats que deia defensar. Així que veiem noves lleis securitàries i de control, la (re)introducció del ‘dret penal d’autor’ o ‘de l’enemic’, és a dir el càstig preventiu sense la comissió de cap acte; el desplegament de soldats arreu del país; o detencions per “apologia del terrorisme”, criticades per Amnistia Internacional.

On són la igualtat i la fraternitat?

I què passa amb els altres valors republicans, la igualtat i la fraternitat? En un intent d’explicar el fet que els autors dels atacs eren francesos, nascuts i criats a França (encara que no français de souche, de soca-rel), el primer ministre (nascut fora de França), després de fer-se retratar durant la manifestació eixugant-se una llàgrima, fa una declaració –en podríem dir una admissió- sorprenent i contundent: a França hi existeix “un ‘apartheid’ social, territorial i ètnic”.
I si bé deixa clar que França està “en guerra contra l’islam radical”, calla, per exemple, el paper dels seus aliats, des dels Estats Units a l’Aràbia Saudita o Qatar, en la promoció, si més no inicialment, d’aquest moviment, i obvia qualsevol lligam entre el suport a diferents dictadors africans o les intervencions militars a l’exterior i el descontent interior.
Recordem que Sarkozy va titllar el jovent rebel dels barris perifèrics de racaille -xusma, escòria- i que els habitants de les banlieues figuren desproporcionadament entre la població reclusa. Notem, igualment, que relativament pocs van acudir a la macromanifestació o que, malgrat les pressions, un nombre gens menyspreable es va negar a guardar un minut de silenci a les escoles.
A més, molts –a l’Estat espanyol també- rebutgen la versió oficial dels fets, optant sovint per teories conspiratòries (“els germans Kouachi van morir fa mesos a Síria”) no sempre sense motius – qui sap si mai coneixerem tots els fets. I són sensibles als greuges comparatius: la reacció tan diferent davant altres matances, especialment quan es tracta de persones musulmanes com a víctimes.

El protagonisme de Netanyahu

La manifestació va comptar amb la presència d’una quarantena de caps d’Estat, entre els quals un bon nombre de dubtoses credencials com a defensors de la la llibertat. Aquí en parlaré només d’un: Benjamin Netanyahu.
Diuen que Hollande no volia que Netanyahu vingués, però aquest, en plena campanya electoral, es va autoinvitar. I quan a la manifestació es va trobar a la segona fila, es va obrir pas a cops de colze fins a situar-se al costat del president francès mateix.
Fa dècades que el govern francès té una actitud prosionista. Tot recentment ha prohibit i criminalitzat com a “antisemites” manifestacions i activitats de boicot dirigides sense ambigüitat contra la política i les accions del govern d’Israel, en absolut contra els jueus (ni tan sols els israelians) en general.
No obstant això, Netanyahu, es va adreçar als jueus francesos (molts arribats a França als anys 60 arran de la descolonialització d’Algèria) com si ell fos el cap de tots els jueus i Israel llur referent principal, i els va convidar a emigrar a Israel, argumentant que hi estarien més segurs… sense mencionar, però, que probablement serien enviats a assentaments dins els territoris ocupats.
I per reblar la identificació entre jueus i l’Estat d’Israel, va pressionar les famílies de les persones assassinades a la botiga jueva –totes franceses- perquè les enterressin a Israel.

Els musulmans, els nous jueus

En aquest context, hi ha dues coses clares que volem dir des de Junts:
La primera, que l’antisemitisme no ha desaparegut, però que és el sionisme -la política colonial duta a terme per l’Estat d’Israel i els seus successius governs- el que l’està fomentant i, encara més tràgicament, l’està introduint on amb prou feines havia existit abans: sectors de la població musulmana, incloent-hi a Europa.
I la segona, que els musulmans són els nous jueus. O, si voleu, que la islamofòbia és el nou antisemitisme. És a dir, que els musulmans són els nous bocs expiatoris, com abans ho eren els jueus. El Front National ja no té aquests en el seu punt de mira, sinó els musulmans, i ha passat a ser pro-Israel! Podríem dir també que el terrorisme islàmic, l’islamisme o simplement l’islam (no sempre es fa la distinció), és el nou espantall que ha vingut a substituir al comunisme de la guerra freda (o el judeo-comunisme de la propaganda nazi).
I això vol dir que el combat contra la islamofòbia (i la discriminació contra els gitanos/roms, també víctimes de l’holocaust, dit sigui de pas), en totes les seves variants, des de les més subtils fins a les més grolleres, és d’una importància cabdal.
Però això es fa no simplement defensant un universalisme abstracte, sinó combatent també unes desigualtats ben concretes -drets, condicions de vida, oportunitats…- així com les polítiques neoliberals que minven la qualitat de vida de tota la població i que són el brou de cultiu del racisme social.

Brian Anglo

Barcelona, 8 de febrer del 2015

logo_juntsDesde Junts, Associació Catalana de Jueus i Palestins, condenamos sin miramientos el asesinato a sangre fría de los miembros de la redacción de Charlie Hebdo y de las demás víctimas, y expresamos desde aquí nuestra solidaridad con sus familiares y amigos.

Sean cuales sean los autores de dicho ataque, aún no revindicado, y más allá de la emoción que nos embarga, debemos analizar cuáles son los objetivos del mismo, en el contexto actual de crisis económica y social que vive Europa, así como en el contexto claramente islamófobo y de rechazo a la inmigración que se manifiesta en los ataques armados a mezquitas en Suecia, las manifestaciones de Pegida en Alemania, o en la retórica populista de partidos como UKIP en el Reino Unido y el Front National en Francia.

El objetivo perseguido por los asesinos, sean quienes sean, es demostrar a unos y a otros que la convivencia entre musulmanes y no musulmanes es imposible en Europa. En efecto, lo más probable es que en las próximas horas y los próximos días asistamos a actos de violencia contra símbolos o personas musulmanas, provocando así una espiral de violencia, en la que las emociones se impondrán sobre cualquier tentativa de análisis en frio de lo ocurrido, dividiendo y enfrentando las poblaciones entre sí, poblaciones y personas que a menudos sufren los mismos efectos de las medidas de ajuste tomadas por los gobiernos neoliberales europeos. Así mismo, aparece un chivo expiatorio ideal, una población fragilizada, los musulmanes de Europa, como antaño, en los años 1930, los judíos fueron designados como responsables de todos los males después de la crisis del 1929. Ésta misma idea de que los judíos eran inasimilables, imposibles de integrar, fue aceptada por el Sionismo, quien se valió de las persecuciones para promover la idea de un Estado sionista en Palestina, y que todavía utiliza Netanyahu para instar los judíos europeos a abandonar el barco europeo después de cada atentado islamista. Daesh, en el supuesto que sea autor del atentado, persigue la misma lógica y busca enfrentar a la clase obrera europea, una franja importante de la cual proviene de países islámicos y de las antiguas colonias, de segunda o tercera generación, siguiendo la misma ecuación de no asimilación.

Por otra parte, el atentado contra una revista satírica que, históricamente es hija del 68 francés, dificulta el que sus lectores vayan a simpatizar con quienes son las segundas victimas del odioso atentado: las poblaciones musulmanas y provenientes de la inmigración, alienando aún más dichas poblaciones de quienes intelectualmente deberían estar a la vanguardia de la lucha antirracista.

No nos dejemos dividir. Todas y todos somos las victimas de políticas que están destruyendo los tejidos sociales en los barrios, la vida de las familias más modestas, enfrentando la Europa del Norte con la del Sur, los trabajadores de una u otra confesión entre si. No nos dejemos manipular, ni vencer por el fascismo y el fanatismo, vengan de donde vengan.

“Hay que diferenciar entre Israelís y judíos”

“Todas las generalizaciones son peligrosas, incluida ésta”. Alejandro Dumas (hijo). Quise empezar mi introducción con esta frase, por una simple razón. ¿Saber cuál es exactamente el sentido de la palabra generalizar? Según la RAE generalizar quiere decir “Abstraer lo que es común y esencial a muchas cosas, para formar un concepto general que las comprenda todas”.

Así empieza la entrevista que le hicieron a Lauren Cohen Medina para argelinos.es.

Puedes leerla entera aquí

junts

Junts, Associació Catalana de Jueus i Palestins, a través de éste comunicado manifiesta su solidaridad con el Profesor Shlomo Sand, a quién se le prohibió, sin explicación alguna, dar una conferencia en la UNIA (Universidad de Niza, Francia), el 19 de noviembre pasado, cuyo título era “Actualidad del Conflicto entre Israel y Palestina”.
En un correo electrónico, Roger Guedj, profesor emérito de la Universidad de Niza Antipolis advertía a las “instancias” de la UNIA contra el hecho de invitar a un “historiador contestable y contestado sobre un tema particularmente sensible ligado al conflicto entre Israel y Palestina” y que “cuestiona la creación de la Estado de Israel”, y eso fue suficiente para que se cancelara dicha conferencia.
Shlomo Sand, que fue invitado en marzo del año pasado por JUNTS a Barcelona y que en esta ocasión dio una conferencia en la Universidad de Barcelona titulada “¿Que es una nación? Judaísmo y Sionismo”, es profesor e investigador de Historia por la Universidad de Tel Aviv y bien conocido por sus obras, principalmente por “¿Quién inventó el Pueblo Judío?” y “El invento de la tierra de Israel. De la Tierra Santa a la Madre Patria” –traducidas al castellano- en las que cuestiona la narrativa sionista oficial sobre la historia del pueblo judío, a través de un estudio riguroso y muy documentado de la historia judía de la Antigüedad hasta la época contemporánea. En ninguna de sus obras cuestiona la creación o existencia del Estado de Israel –del que es ciudadano- más bien pretende según sus palabras “desconstruir” mitos, como el del exilio o destierro del pueblo hebreo por el Imperio romano, la ausencia de proselitismo de la religión judía, o documentar la realidad del reino Kazhar en Crimea, lugar probable de origen de parte de los judíos del este de Europa, todo ello en un intento de encontrar la verdad histórica, aún a costa de la narrativa oficial sionista del retorno a Sion después de 2000 años de exilio del pueblo judío.
Además, queremos expresar nuestra preocupación e indignación por el claro atropello a la libertad de pensamiento, de expresión y sobre todo a la libertad de cuestionar las narrativas y versiones oficiales de la historia o de la realidad contemporánea, avaladas por los poderes y en este caso particular por la “intelligentsia” sionista francesa, que una vez más pretende identificar y descalificar cualquier crítica u oposición a la política israelí de ocupación, apartheid y opresión del pueblo palestino tachándola de antisemitismo.
Una vez más, JUNTS e IJAN (Red Internacional Judia Antisionista) denuncian éste enfoque pernicioso y peligroso. Esta connivencia entre intelectuales, académicos y políticos es particularmente grave en Francia y en la UE, en un momento en el que, después de la masacre de Gaza, la crisis humanitaria hace temer por la existencia física del pueblo palestino, llevando a parlamentarios europeos, en su afán de encontrar una salida a este drama humano, a solicitar  un reconocimiento de un Estado palestino, sobre la base de  un plan de retirada efectiva de los territorios conquistados en 1967.
Condenamos pues enérgicamente los atropellos contra la libertad de pensamiento y expresión, y junto a muchas voces de los medios universitarios y asociativos de Francia pedimos a la UNIA que rectifique y autorize dicha conferencia, y apelamos a los gobiernos de la UE para que tomen las medidas necesarias de presión sobre Israel hasta el pleno reconocimiento de los derechos del Pueblo Palestino, en acorde con la legalidad internacional.

Entrevista a El Periódico

Aquí teniu l’enllaç a l’entrevista que El Periódico va publicar el 9 d’Agost a Judith Jacovkis, membre de Junts.

Versió en català: http://www.elperiodico.cat/ca/noticias/societat/judith-jacovkis-quan-israel-parla-pels-jueus-magredeix-3440067
Versió en castellà: http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/judith-jacovkis-cuando-israel-habla-por-los-judios-agrede-3440067